Alimentación sana y equilibrada

Llevar una alimentación sana y equilibrada es fundamental para mantener una buena salud y prevenir diferentes tipos de enfermedades.

Hablar de un estilo de vida saludable es hacer referencia al consumo de una dieta equilibrada que puede combinarse con el ejercicio. No se trata solo de comer bien, es ir más allá y consolidar un hábito que nos ayude a mantenernos en forma y cubrir las necesidades de nuestro cuerpo.

Gran parte de los productos que consumimos a diario son procesados y alterados en cuanto a su estructura para hacerlos más llamativos al público. Esto significa que muchas veces no nos proporcionan todo lo que necesitamos para estar saludables y bien alimentados.

¿Cómo elegir los mejores productos, alimentos o la mejor dieta? Prestando mucha atención a tu organismo y a tu condición física.




Beneficios de una alimentación saludable

Los beneficios que obtienes al llevar una alimentación saludable son muchos.

Inicialmente aumenta tus posibilidades de vida o longevidad. Gozando de buena salud podrás disfrutar de tu familia, amigos y realizar tus actividades con  más energía y vitalidad. Cuando llevas una dieta equilibrada tus órganos funcionan al 100%, manteniendo tu cerebro activo en todo momento.

Así mismo tu sistema inmunológico responderá efectivamente ante cualquier patógeno que pueda afectar tu cuerpo. Mantendrá tu peso en los niveles recomendados de acuerdo a tus características físicas y consumirás solo las calorías necesarias. Con una alimentación sana evitas los excesos de sustancias que tu cuerpo no requiere y también controlas el riesgo a padecer ciertas enfermedades.

Consejos para lograr una alimentación sana y saludable

Los alimentos que consumimos contienen distintos elementos y nutrientes que nuestro cuerpo necesita, pero no en exceso. Por ello para lograr una dieta equilibrada debemos tener en cuenta que:

  • Dejar de no comer no es una solución. Por el contrario debes aprender a reducir el consumo de ciertos alimentos y enfocarte en aquellos que aportan y contribuyen a tu salud. Asistir a un especialista es el primer paso a seguir.
  • Reduce el consumo de azúcares y sales. Los altos contenidos de sodio aumentan los niveles de la tensión arterial, provocando problemas en el corazón. Por su parte evita los azucares procesados que contienen aditivos dañinos. Opta por consumir frutas naturales, los zumos de estas o sustitúyela por miel.
  • No excedas el consumo de grasas diaria en más del 30% del total de los alimentos. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, un porcentaje mayor a este aumenta las posibilidades de ganar peso y sufrir algunas enfermedades. Reduce el consumo de grasas saturadas e introduce a tu dieta el aceite de oliva, girasol, entre otros.
  • Incluye en tu alimentación carnes magras como la carne de pescado azul y de aves. También elige opciones libres de frituras, cocinando alimentos al vapor o al horno para conservar sus propiedades orgánicas.
  • Finalmente consume mucha agua. Las proporciones recomendadas para un adulto son de 8 vasos al día, en promedio. Mantén tu cuerpo siempre hidratado y con ello será más fácil cumplir con tu régimen de alimentación.

Cada uno de estos consejos puede llevar a tu vida una transformación de 180 grados. Crea en ti un hábito de alimentación sana y saludable que proporcione lo que tu cuerpo necesita para tener energía y estar en forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Los campos obligatorios están marcados con *